jueves, 22 de febrero de 2018

POSICIÓN FETAL

Imagen tomada de publico.es
La realidad demoscópica es tozuda. La tendencia general en esta parte del planeta que llamamos ‘occidente’ camina en dirección al pasado, y no precisamente a lo mejor del pasado. En este embarrado escenario en el que la incertidumbre, una incertidumbre que bien podría ser un eufemismo del miedo, se ha convertido en la banda sonora que nos acompaña, se manejan con soltura las opciones que llamamos ‘de derechas’, y no precisamente lo mejor de las derechas. No es de extrañar.
En estas, en periódicos y revistas se suceden sesudos artículos o en los anaqueles de las bibliotecas aparecen profundos libros proponiendo reflexiones sobre qué ha ocurrido. En todos ellos existe un denominador común que nos muestra un reflujo social auspiciado por ese miedo en busca de una mayor seguridad.

domingo, 18 de febrero de 2018

EL CENTÍMETRO CUADRADO, LA DÉCIMA DE SEGUNDO




Foto El Norte de Castilla
Táctica y estrategia son dos términos que en el lenguaje coloquial se suelen utilizar de forma indiferenciada, como si ambas palabras fueran sinónimas. Pero no es tan así. Lo explicó perfectamente Mario Benedetti en un poema titulado, precisamente, ‘Táctica y estrategia’, unos versos que le sirven para explicar a la mujer que ama cuáles son unas y cual la otra para conseguir el objetivo de que ella sienta lo mismo por él. Táctica es mirarla, aprenderla, quererla, hablarla, escucharla y serle franco. Su estrategia, «más profunda y más simple» nos dice el poeta, consiste en «que un día cualquiera/ no sé cómo ni sé/ con qué pretexto/ por fin me necesites». La estrategia, al fin, tiene más recorrido, se nutre de una visión global y requiere la suma de varias acciones bien paralelas bien concatenadas. La táctica es más concreta, se refiere a una acción determinada y define el método con el que se decide llevarla a cabo, la manera en que se va a ejecutar.

jueves, 15 de febrero de 2018

MÁS HICIERON ELLOS

Imagen tomada de diariodesevilla.es
Quiso el azar que una noticia recentísima haya venido a apostillar la reflexión expuesta en el artículo que publiqué en este mismo espacio la pasada semana. Entonces, mis letras incidían en la necesidad de que la política penal tuviese un componente que sirviera para resarcir a las víctimas por el daño recibido pero que no podían ser estas las que, en función de una ira y una rabia naturalmente humanas, marcasen las pautas de lo escrito en los códigos. Que de avanzar por ese camino llegaríamos al lugar en que la venganza se convertiría en la dovela central del edificio del derecho. Un territorio embarrado del que logramos -lograron nuestros antepasados- salir tiempo atrás.   

domingo, 11 de febrero de 2018

EMPUJAR Y VOLVER A EMPUJAR

Foto El Norte de Castilla
Empujar la enorme piedra por la ladera con la intención de subirla hasta la cima. Una vez logrado el objetivo, la piedra, cosas de la gravedad, rueda cuesta abajo hasta el pie de la montaña. Y vuelta a empezar. Así una y otra vez; así la sangre se pudre y el sudor se derrama en una labor tan estéril como absurda; así el ciego Sísifo gastaba sus días. Un mito de la Grecia Clásica que sirvió de referencia a Albert Camus para reflexionar sobre el (sin)sentido de la existencia. En ese subir la piedra sabiendo que la propia naturaleza impondrá su caída, en esa obligación de emprender de nuevo la subida, se muestra la consciencia de lo absurdo de la vida. No es de extrañar que la reflexión del filósofo nos enfrente al abismo de nuestra existencia, «No hay sino un problema filosófico realmente serio: el suicidio».

jueves, 8 de febrero de 2018

EL GOBIERNO Y LA LEY DE GODWIN

Imagen tomada de devandhost.com
Allá por el año 90, el abogado estadounidense Mike Godwin acuñó un enunciado que enseguida se universalizó: “A medida que una discusión en línea se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en que se mencione a Hitler o a los nazis tiende a uno”. A la sentencia se le ha otorgado categoría de ‘ley sociológica’, valga el oxímoron. ‘Hitler’ aquí es un ejemplo de un recurso dialéctico (tan extendido como pobre) que consiste en la utilización de alguna coletilla de esas que, más pronto o más tarde, terminan apareciendo para cercenar la conversación.

domingo, 4 de febrero de 2018

EL MEJOR DE LOS VIAJES, FELIZ REGRESO CHAVALES

Foto El Norte de Castilla
Aprender y enseñar son dos verbos a los que tendemos a emparejar como al trueno con el relámpago. Hay quien enseña y, en paralelo, quien aprende. Cierto es que tal secuencia se produce, pero el aprendizaje es un ser díscolo con tendencia a ir a su bola. Cualquier persona que tenga entre sus responsabilidades la de enseñar, lo sabe: se enseña lo que se puede y aprenden lo que les parece. La calle, la tele, el móvil, la pandilla y mil imponderables  repercuten tanto o más en el aprendizaje de la chavalería que sus padres o profesores.      
Nuestros dos pequeños protagonistas caminan por las inmediaciones del estadio entre felices y asombrados. El día pinta especial; será una jornada de esas que, pasados los decenios, se recordarán con cariño, una experiencia que servirá para contarla en cualquier reunión de amigos, en alguna cena familiar y, seguramente también, a sus propios hijos cuando la ocasión lo permita. Van, nada menos, que a ver un partido de su equipo fuera de su ciudad; de golpe dan rienda a su pasión y disfrutan de una excursión. EL adulto, del que suponemos que es su padre, ahora absorto, con la vista fija en el móvil, días atrás habrá disfrutado de la sonrisa emocionada de ambos cuando les dio la noticia, habrá sufrido la incontinencia de unos nervios en aumento según se acercaba el momento. Quizá les haya chantajeado como se hace en vísperas de los Reyes Magos: como os sigáis portando mal, no venís conmigo el sábado. Pero sí, claro que sí vinieron y lo hicieron siguiendo todos los pasos de una liturgia de este nivel. La indumentaria, por ejemplo, además de proteger del frío debe estar adornada con algún signo reconocible. Vamos a ver a la Cultural, somos parte de la Cultural. Por más que el fútbol esté profundamente mercantilizado, su esencia contiene la verdad del verde. El día en que ese sentimiento de pertenecer a algo desaparezca, el fútbol será lo que es el circo. 

jueves, 1 de febrero de 2018

COARTADA Y FRENO

Hace unas pocas semanas, Mariano Rajoy se felicitaba por el apoyo recabado de la premier británica Theresa May en lo concerniente al asunto catalán. El presidente del Gobierno se vino arriba y lo quiso agradecer especialmente ya que provenía de “la cuna del parlamentarismo y la legalidad”. Le tuvieron que corregir, la propia UNESCO en 2013 atribuyó al Reino de León “el origen del sistema representativo parlamentario actual y de la democracia” por las Cortes celebradas en 1188.

lunes, 29 de enero de 2018

MÁS ABURRIDO QUE UN MONO EN UN BONSÁI

Imagen "El Norte de Castilla"
En los oficios relacionados con el manejo de las palabras ocurre que a veces un profesional se atasca, no encuentra la palabra precisa, no atina con la imagen adecuada. No cuesta imaginar al poeta, pluma en la mano derecha mientras con la izquierda se rasca la cabeza, desesperado. Pese a ser un experto muñidor de palabras, entendemos que hoy no es su día. La caprichosa inspiración ha decidido no presentarse y, así,  el papel se va llenando de tachones que ocultan versos fallidos. En paralelo, casi sin saber cómo, a buen seguro sin pretenderlo, personas profanas a estas artes reciben la inesperada visita de alguna musa y, en medio de cualquier conversación, se les cae una maravillosa metáfora; dibujan, sin darse importancia, una imagen perfecta. 

jueves, 25 de enero de 2018

MURMURACIONES TRAS LOS VISILLOS

Los urbanitas se jactan de despreciar los pueblos pequeños porque, a diferencia de las grandes ciudades en las que el anonimato aporta dosis de libertad, son reductos cerrados donde todo lo que pasa se sabe y lo que no ocurre se inventa. El cotilleo, la comidilla, la murmuración, sustituyen al periódico como yacimiento de material para nutrir las conversaciones cotidianas. Quien sale de la norma es fustigado por un chorreo de palabras que corren de boca en boca afeando tal comportamiento, imponiendo unas costumbres y una moral rígidas de las que solo se puede escapar mediante la hipocresía. Mientras, quienes vigilan tras el visillo los comportamientos ajenos, los mismos que hacen chanzas sobre los díscolos, se despreocupan de si los techos de sus casas se agrietan o las paredes se abomban.