miércoles, 20 de junio de 2018

QUÉ TIEMPOS AQUELLOS

Imagen tomada de oncenoticias.hn
¡Qué tiempos aquellos los de la hipocresía! Aquellos buenos tiempos en los que, para sentirse socialmente respetado, era necesaria la consciencia de las propias miserias que todas las personas albergamos, era imprescindible esconder detrás de la palabra los comportamientos a los que la debilidad humana nos arrastraba, era indispensable una referencia básica, mínima, comúnmente aceptada, sobre lo que se entendía por buen hacer. Los eufemismos se convertían en el verbo amable que pretendía revestir de dignidad lo que tenía poco de digno; la preposición ‘pero’ merodeaba en las conversaciones tratando de unir el proceder con la palabra. Tras, sea por caso, un ‘no soy racista, pero…’, justificase esto lo que justificase, se dejaba claro que el racismo era una actitud despreciable. 

SERÁS ETO’O

Imagen tomada de elmundo.es
En un mundo en el que todo se compra y se vende, todo se compra y se vende. Incluso lo que no existe, basta con hacer creer que sí. Para ello, estos prestidigitadores acarician la ilusión e implan las expectativas de unos muchachos y sus familias para venderles un futuro tan verosímil como falso, un porvenir que no se encuentra al final de ese camino. Antes, claro, han aprendido que la pobreza genera desesperación y esta debilita las defensas ante la fantasía; que la distancia entre el hoy y el mañana, entre el aquí y el allá, les ampara. Han aprendido también que el fútbol se habla en una especie de esperanto, un idioma universal que permite hacer creíble el contacto entre mundos inmiscibles.
Un cóctel que permite al tahúr esconder los ases bajo la manga para poner en marcha el truco en el que caen los niños que muestran cierta pericia en esto de dar patadas a un balón. La práctica se extiende a lo largo y ancho del África negra aunque con mayor profusión en los países del Golfo -curiosos los juegos que propone la polisemia- de Guinea. De esta forma, en los suburbios de las ciudades de Camerún, Costa de Marfil, Ghana o Senegal, se hallan los principales caladeros. El sueño de convertirse en Etoó, Drogba o Weah sirve como anzuelo para estos ‘diamantes negros’ como les bautizó Miguel Alcantud en la película que dirigió en 2013 en la que se denuncia este tráfico de menores.

martes, 19 de junio de 2018

NUMANCIA, NUMANCIA, NUMANCIA

Foto El Norte de Castilla
La idea me ha rondado por la cabeza estos días. Todo empezó en el momento exacto en que concluyó el partido de Soria. De alguna manera lo plasmé en el artículo de ese día. Entonces, cuando el ascenso blanquivioleta más que se vislumbraba, agüé un poco el vino recordando situaciones parecidas en las que el oso muerto del que se había vendido su piel estaba aún muy vivo. Esa noche rematé diciendo que si al final ocurría lo que parecía que iba a ocurrir tendríamos tiempo para festejar. Y –añadí– aplaudir a un dignísimo rival. Cerré los ojos y me imaginé el momento en que el árbitro pitaba el final de este partido, la explosión de júbilo del momento inmediatamente posterior, la algarabía de un poco más tarde... y, de repente, escuchaba en mi cabeza miles de gargantas blanquivioletas rindiendo homenaje a los rojillos gritando a coro un ruidoso 'Numancia, Numancia, Numancia'. Demasiado bonito, pensé.

viernes, 15 de junio de 2018

FESTEJAR ANTES DE HORA

Imagen El Norte de Castilla
En la noche del sábado 13 de junio de 2015 Girona estaba de fiesta. Dos días atrás, el equipo de la ciudad se había impuesto rotundamente en tierras mañas al Zaragoza por 3 goles a 0. Muchas conversaciones de bar en aquella noche preveraniega derrochaban optimismo, las copas chocaban y se brindaba con un 'esto está hecho, que pase el siguiente'. El día de después, a la taurina hora de las cinco de la tarde, habría de ser el de la confirmación. Montilivi estaba preparado para la celebración. Dos horas después se hizo el silencio. El Zaragoza se impuso por 4 tantos a 1 y se clasificó para la ronda definitiva. Allí estaba, bien hará en recordarlo estos días en el vestuario, Jaime Mata.

jueves, 14 de junio de 2018

EL GESTO VIVO Y MUERTO

Imagen tomada de periodistadigital.com

A los gestos, en el terreno político, les ocurre lo mismo que al gato del señor Schrödinger: están, a la vez, vivos y muertos. Solo cuando, transcurrido un tiempo, hayamos levantado la tapa de la caja, podremos descubrir cuál es el estado cierto de este gato, la potencia política real del gesto en cuestión. La decisión del neonato gobierno español de acoger a las 629 personas que vagaban a la deriva en las aguas del Mediterráneo no va más allá de ser un gesto político. Un gesto nada simple y de gran valor -afecta directamente y de forma decisiva a cada una de esas 629 personas- que no pasa de ahí porque en lo sustancial nada ha cambiado, ninguna estructura se ha movido. Mañana habrá otro barco en similar situación y nos encontraremos en el mismo punto cero, con el gato vivo y muerto a la vez. El tiempo, sin embargo, abrirá la caja. Podrá ser, para entonces, que la actitud hostil de unos cuantos unida a la indiferencia de los más postergue ad infinitum un debate imprescindible en el marco de la Unión Europea, que cada estado actúe en función de sus coyunturas políticas momentáneas. El gesto habría quedado en nada -ojo, un ‘nada’ vital para los 629-. Podrá ser que el gato esté vivo y la llegada a puerto español del barco reabra en serio el debate y se empiece a vislumbrar una solución política de fondo a un problema de gran fondo político: el Mediterráneo es la frontera que tiene el récord mundial de desigualdad entre sus dos orillas. 

jueves, 7 de junio de 2018

EL PODER COMO RESPUESTA

Imagen tomada de politicas-pi.com
Cuando un grupo de personas pretenden poner en marcha un proyecto colectivo, lo hacen reuniéndose al cobijo de una pregunta: ¿qué es lo que queremos? En realidad, esta cuestión ya venía medio planteada desde la calle; fue la propia necesidad compartida, ese ‘querer’ común y en común, el que ejerció de biela y destino. Biela para que la idea que flotaba comenzase a rodar; destino, para tener medianamente claro y acordado el lugar al que se pretende llegar.

A partir de ese momento iniciático surge el interrogante esencial, el que dota de sentido al esfuerzo por venir: ¿qué es lo que podemos? La respuesta dada vendrá en consonancia con la capacidad de avituallamiento, con el material del que se dispone para emprender la marcha o del que se puede disponer a lo largo del camino.

jueves, 31 de mayo de 2018

BARANDALES PARA TODOS

Imagen tomada de theaustralian.com

Los Mamoudou Gassama son negros, negros. Sociológicamente, negros, negrísimos. Tan negros que se mimetizan con la noche para volverse transparentes como estrategia para evitar ser, siquiera, percibidos. Porque ser, lo que se dice ser, son; son porque piensan y viven, son tanto que cada minuto están obligados a pensar qué hacer para parecer que no son, a vivir sin que se perciba que viven.
Bajo la piel de Mamoudou Gassama, el concreto Mamoudou Gassama, circula un torrente de sangre roja, roja. Sangre viva que aún no se ‘ahorchatado’ por los efectos narcóticos de nuestra civilización. Sangre instintiva que le urge a acudir en auxilio de quien lo necesita sin parar a decidir si el acto entraña algún riesgo o no, si es peor el remedio que la enfermedad, si no será mejor grabarlo para conseguir seguidores en las redes sociales.

martes, 29 de mayo de 2018

UNA NOTICIA BUENA Y UNA MALA

Imagen El Norte de Castilla
Qué se va a hacer, somos así. El humano es intrínsecamente cobarde y como tal, cuando la ocasión lo requiere, pasa sus buenos ratos buscando argumentos para evitar cargar con el peso de las culpas, bien tratando de que el error se convierta en transparente para que nadie lo vea, bien intentando que la responsabilidad recaiga en espaldas ajenas. A este juego de esconder yerros para evitar acarrear las reprimendas vamos aprendiendo desde los años de la infancia. Una de las más socorridas –e ingenuas– estrategias que se transmite generación tras generación consiste en envolver la falta cometida tras un hecho –aparentemente, solo aparentemente– positivo. Esto da lugar a escenas más o menos así.

jueves, 24 de mayo de 2018

DE LO BUFO A LO PEOR

Imagen tomada de vesuviolive.it
No es de extrañar que Italia sea el lugar en el que la política bufa cobre mayor protagonismo; no es de extrañar porque el país transalpino fue capaz, de la misma manera, de crear, desarrollar y difundir la ópera bufa o la bufa televisión. El asunto, en el caso de la política, es especialmente dañino porque lo burlesco es inexorablemente el prólogo del drama venidero. Y en estas estamos. No todo es tan simple, claro: para llegar a este punto fue imprescindible el previo descrédito -más que bien merecido- y el consiguiente deterioro de las fuerzas políticas clásicas. El caso es que el regurgitar del Berlusconismo, con más o menos paréntesis, ha expelido un gobierno en el que se abrazan el populismo nihilista del M5S y la ultraderecha con corbata de la Lega. Dos líquidos que, a simple vista, podrían parecer inmiscibles pero que, estudiadas sus particularidades, se comprende que, en tiempos convulsos, mezclen bien. Ambos, verbo fácil, discurso simple, buscan la culpa en unos terceros que cargarán con el estigma del chivo expiatorio: habrán de ser sacrificados para purificar el alma de los que se consideran puros. Uno de los cabritos dispuestos para ser degollados en el altar fue ese barracón de mercaderes a los que eufemísticamente llamamos ‘Europa’; el otro, los inmigrantes. El primero es duro de roer y requiere, para su sacrificio, más energía de la que suelen demostrar los bocachanclas de salón. No han tardado en desdecirse: no se plantea la salida de Italia del marco institucional de la Unión. Los emigrantes son débiles, carecen de defensa, serán ellos los que cargarán con las culpas propias y ajenas.