jueves, 14 de junio de 2018

EL GESTO VIVO Y MUERTO

Imagen tomada de periodistadigital.com

A los gestos, en el terreno político, les ocurre lo mismo que al gato del señor Schrödinger: están, a la vez, vivos y muertos. Solo cuando, transcurrido un tiempo, hayamos levantado la tapa de la caja, podremos descubrir cuál es el estado cierto de este gato, la potencia política real del gesto en cuestión. La decisión del neonato gobierno español de acoger a las 629 personas que vagaban a la deriva en las aguas del Mediterráneo no va más allá de ser un gesto político. Un gesto nada simple y de gran valor -afecta directamente y de forma decisiva a cada una de esas 629 personas- que no pasa de ahí porque en lo sustancial nada ha cambiado, ninguna estructura se ha movido. Mañana habrá otro barco en similar situación y nos encontraremos en el mismo punto cero, con el gato vivo y muerto a la vez. El tiempo, sin embargo, abrirá la caja. Podrá ser, para entonces, que la actitud hostil de unos cuantos unida a la indiferencia de los más postergue ad infinitum un debate imprescindible en el marco de la Unión Europea, que cada estado actúe en función de sus coyunturas políticas momentáneas. El gesto habría quedado en nada -ojo, un ‘nada’ vital para los 629-. Podrá ser que el gato esté vivo y la llegada a puerto español del barco reabra en serio el debate y se empiece a vislumbrar una solución política de fondo a un problema de gran fondo político: el Mediterráneo es la frontera que tiene el récord mundial de desigualdad entre sus dos orillas. 

El gesto, con ser gesto, es también síntoma, deja en evidencia que la Unión Europea, aquejada del mal de la tecnocracia -esa excusa que el poder económico inventó para caminar a sus anchas, corre el serio peligro de morir. Quienes pretenden que la tecnocracia sustituya a la política no son conscientes del verdadero valor de la política. Aquella impone pero no hace discursos; no puede, por tanto, contrarrestar los relatos que se le oponen: ni los que cuestionan la base -la preponderancia del poder económico en la toma de decisiones-, ni los que meten el dedo en la llaga del malestar y enfrentan a los nadie de cada país con los que son menos que nadie y solo aspiran a llegar. Además, son estos últimos los que van ganando.   



Publicado en "El Norte de Castilla" el 14-06-2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario