jueves, 25 de octubre de 2012

ENSALADA DE NADA



En épocas de hambre nadie sueña con ensaladas. Y esta es época de hambre de política. Puede parecer, a tenor del desprecio generalizado a todo lo que evoca este término, que no es hambre sino hartazgo; pero no es así. Lo que se palpa es un descrédito a las formas de política que nos han traído hasta aquí basadas en la reiteración de mensajes caducos e insustanciales, unido a prácticas agrestes que decoloran, con prisa y sin pausa, el catálogo de derechos sociales.
Las elecciones del pasado domingo en Galicia y Euskadi, a pesar de la aparente disparidad de los resultados, dejan una reflexión común: el desplome de los referentes del PSOE en ambos territorios. Una caída que ni empieza ahora, ni es exclusiva de nuestro país.
Mi hijo, que juega al fútbol de portero, escucha muchas veces a su entrenador que tiene que tomar decisiones, que ha de optar entre salir o quedarse en la portería. Un axioma clásico que nunca escucharon en las sedes del partido que, cuando el balón vuela, se define como socialdemócrata amenazando con salir, pero que ante cualquier envite, recula quedándose a medio camino. Quizá no tengan otra posibilidad, quizá lo que falla es el sentido mismo de la socialdemocracia (un híbrido que asume los principios del capitalismo tratando de poner algún parche en los agujeros que genera), quizá han pretendido contentar un poco a todos y no han conseguido ilusionar a ninguno. Muchos “quizá” por resolver en un partido que empezó prometiendo el cambio y es, en el peor sentido, más de lo mismo: una estructura de poder dirigida por una cúpula inaccesible, blindada y sorda, una maquinaria cooptada por el poder financiero.
En épocas de hambre nos volvemos timoratos o temerarios, nos conformamos con la sopa o soñamos con manjares. No hay espacio para un plato con la lechuga del nacionalismo, la escarola del centralismo, un poco de sal de la izquierda, aceite republicano y vinagre monárquico. Todo ello, eso sí, servido en platos de porcelana conservadora.

Publicado en "El Norte de Castilla" el 25-10-2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario